La ingeniería y la gestión de proyectos no es un trabajo fácil, pero puede ser muy gratificante. Este proceso de planificar un proceso o proyecto, de bebe realizar paso a paso, manteniendo un especial detalle en cada escalón del proceso, para obtener un trabajo del que nos sintamos orgullosos. En general, existen una serie de pautas y tareas que requieren atención y necesitan ser revisadas de forma simultánea al proyecto en general. A menudo, esto pone a prueba la capacidad de una empresa o ingeniero.

Por ejemplo:

Hay que planificar con cuidado y eficacia los pasos futuros que debemos dar en cada paso del proyecto y prepararlos en un orden establecido como un elemento que formara parte de los cimientos de dicha planificación.

Ya que es difícil planear y preparar las actividades para poder ir avanzando en el proyecto, debemos ir complementando diferentes aspectos del mismo, por ejemplo dividiendo el proyecto en diferentes partes, para poder ir resolviendo los problemas que surjan desde un principio.

Cuando se tiene que atender a varios factores y actividades en la planificación, a menudo el tiempo es el primer factor al que debemos enfrentarnos, los tiempos de entrega y los plazos es una de las mayores preocupaciones que solemos experimentar, lo mejor es planificar todo con perfecta organización y disciplina.

Existen una serie de herramientas de gestión, que ayudan a organizar el plan de ejecución para cada actividad.

Hay que analizar el mensaje real, que se esconde detrás de cada actividad y fase del proyecto, así como su potencial para causar grandes problemas en el futuro. En otras palabras, la pieza más importante de un trabajo no puede ser terminar lo antes posible sin analizar todos los puntos donde pueden existir o dar problemas, la presuposición de que no es lógico que ocurra es un error, ya que si puede surgir un problema debemos tenerlo planteado de antemano y tener preparadas una serie de soluciones para remediarlo. Esa es la base para que un proyecto siempre salga bien, por muchas dificultades que surjan por el camino. El mayor problema de un proyecto es dejar sitio a la improvisación.