Como los precios de la energía siguen subiendo año tras año, ha llegado el momento de plantearnos como maximizar la eficiencia energética de nuestro hogar. El uso de algunas técnicas sencillas y un enfoque organizado, se puede reducir de manera significativa el consumo de energía de cualquier hogar, ayudándonos a reducir el importe de las facturas de energía.

Para comenzar a ahorrar, de forma rápida en nuestro hogar, podemos sustituir todas las bombillas de filamento o alógenas por bombillas de bajo consumo o led. Otro punto a tener en cuenta es apagar todos los aparatos eléctricos que no estemos utilizando, para no tener que estar desenchufando cada dos por tres estos electrodomésticos sería aconsejable utilizar interruptores con botón de desconexión, por último es importante no dejar encendido ningún aparato o luz que no se esté utilizando. Gracias a estas medidas que todo el mundo puede aplicar en su hogar podemos ahorrar unos euros todos los meses.

Pero si queremos pasar a un nivel superior en ahorro energético, tendremos que rascarnos un poco el bolsillo, para comenzar podemos cambiar todos los electrodomésticos que no estén calificados como de bajo consumo y cambiarlos por otros que sean A, A++ y A+++, el ahorro puede ser considerable y al cabo de un par de años amortizaremos la inversión.

Si queremos ir un poco más allá en nuestro afán de ahorrar energía necesitaremos realizar reformas en nuestro hogar, con la instalación de ventanas de climalit plus, con las cuales evitaremos la perdida de calor o frio manteniendo una temperatura estable en nuestro hogar. La instalación de sistemas de calefacción eficientes o de bajo consumo es una forma efectiva para ahorrar en nuestro consumo, en el mercado tenemos infinidad de dispositivos para calefacción que nos permitirá ahorrar dinero, desde radiadores eléctricos de calor blanco calificados con la letra A y A++, hasta la instalación de paneles térmicos acompañados de un acumulador de agua caliente, esto nos permitirá mantener el agua de uso sanitario y de calefacción a unas temperaturas superiores a 40 grados casi todo el año gracias a la energía del sol bajando el consumo eléctrico considerablemente.

Todas estas recomendaciones van desde las más económicas y sencillas de instalar a otras que necesitan una mayor inversión inicial que pueden ir acompañadas de obras en nuestro hogar, todo depende del ahorro que queramos conseguir en nuestro hogar. Otro punto a tener muy en cuenta es que si rebajamos el consumo de nuestros electrodomésticos y calefacción podemos bajar la potencia contratada en nuestro hogar, llegando ahorrar hasta unos 25 euros de media al mes en un domicilio medio. Esto al año representa un ahorro de entre 300 y 400 euros al año, lo que significa que una inversión en electrodomésticos de bajo consumo se amortizara en 3 años de media, en el caso de las instalaciones de calefacción y aislamiento de un hogar la inversión se amortiza en un periodo de 5 a 10 años.