Si usted es dueño de una casa y está pensando en alquilar o vender, debe saber que la normativa ha cambiado desde 2013 y ahora es necesario obtener un certificado de eficiencia energética para su hogar. Debido a las nuevas regulaciones del gobierno que han sido aprobadas recientemente, sin la obtención de este certificado, tendremos un problema para poder efectuar un contrato legal, ya sea de compra venta o de alquiler, dificultando la transacción y la perdida de posibles clientes o beneficios, convirtiéndose en un quebradero de cabeza para usted o el comprador.

Para conseguir este certificado a un precio razonable y que se ajuste a nuestro presupuesto, deberá acudir a una serie de profesionales acreditados para esta labor. Ya sea escogiendo una empresa especializada en la obtención de dichos certificados o acudiendo a un autónomo, debemos cerciorarnos de que disponen de los permisos correspondiente y que cuentan con la certificación del estado para realizar esta labor.

Pero en que consiste este certificado de eficiencia energética?

Es un documento que acredita la eficiencia de un inmueble y la cantidad de emisiones que genera a lo largo de un año, es muy similar a la clasificación en consumo de los electrodomésticos, solo que esta se deriva en el conjunto de una vivienda. Este certificado lo expide un ingeniero o arquitecto, que deberá realizar un estudio in situ de la vivienda. Analizando las diferentes zonas de la casa, la distribución, la colación de la calefacción, los electrodomésticos con los que contamos, etc. Todo esto para que pueda certificar con una etiqueta el nivel de eficiencia del hogar. Esta etiqueta y certificado deberá acompañar el contrato de alquiler o de compra venta, también puede ser entregado en el registro de la propiedad para ser incluido en el documento oficial de nuestra vivienda que allí se encuentra.

Este certificado, siempre y cuando sea legal, tendrá una validez de 10 años y se podrá renovar antes de su caducidad.